Enfermedad de Crohn

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una patología crónica no contagiosa que causa inflamación de distintas partes del tubo digestivo pudiendo provocar dolor abdominal, diarrea, fiebre, pérdida de peso, etc.

La enfermedad de Crohn puede afectar de forma leve o grave a cualquier tramo del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Lo más habitual es la afección a la última parte del intestino delgado (íleon) o al intestino grueso (colon y recto).

No se manifiesta en todo el tracto digestivo, sino de forma discontinua, por partes. Hay zonas donde se produce la inflamación y zonas donde no.

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Dependiendo de la parte del intestino afectada por esta enfermedad, su extensión, su intensidad y duración; los síntomas pueden ser muy distintos entre un paciente y otro, manifestándose gradualmente, aunque a veces se presentan de forma súbita, sin indicios previos.

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Crohn son:
– Diarrea con o sin moco y sangre
– A veces estreñimiento
– Dolor abdominal
– Dolor anal
– Hinchazón
– Fisuras y úlceras
– Cansancio y fatiga
– Fiebre
– Falta de apetito y pérdida de peso
– Malestar general y debilidad

Pero, además, también pueden haber otras manifestaciones fuera del tubo digestivo:
– Dolor de articulaciones
– Inflamación de ojos
– Manchas rojas en la piel
– Piedras en el riñón o la vesícula
– En los niños, retraso del crecimiento o retraso del desarrollo sexual

El enfermo no tiene por qué sufrir estos síntomas siempre de manera continua. Aunque es una enfermedad crónica, los síntomas son intermitentes. Tienen fases activas y fases en remisión.

Sin embargo, no todos los pacientes tienen todos estos síntomas, es más, la enfermedad puede estar en remisión por largos periodos sin mostrarse.

Diagnóstico de la enfermedad de Crohn

El médico comprobará:
– Si tiene hinchado el abdomen
– Con la ayuda de un estetoscopio escuchará los sonidos que se puedan producir en el abdomen
– Comprobará si el paciente tiene dolor en el abdomen mediante la palpa o pequeños toques para saber el nivel de dolor y así averiguar el estado del hígado o el bazo.
Y podría realizar también las siguientes pruebas:
– Pruebas de laboratorio (análisis de sangre y heces)
– Endoscopia intestinal
– Estudio de tránsito esofagogastroduodenal
– Tomografía computarizada (TC)

El médico también podría llevar a cabo otras pruebas para descartar otras enfermedades, como la colitis ulcerosa, la enfermedad diverticular o el cáncer, que causan síntomas parecidos a los de la enfermedad de Crohn.

Causas de la enfermedad de Crohn

No se conocen con certeza las causas. Parece ser que podría tener algo que ver la genética en un 20% de los casos.

Se habla de que la enfermedad de Crohn es autoinmune, es decir, el sistema inmunitario del paciente ataca las células sanas del propio cuerpo como si fueran una infección, en otras palabras, el sistema inmune deja de reconocer lo propio y se convierte en agresor generando un auto-ataque.

Algunos equipos médicos piensan que la causa de la enfermedad de Crohn es una bacteria llamada “Mycobacterium avium paratuberculosis”, que es la causante de la paratuberculosis en el ganado (principalmente en bovinos) con síntomas muy parecidos a la enfermedad de Crohn.

La enfermedad, aunque puede surgir a cualquier edad, es más probable que se presente antes de los 30 años.

Se dice que el factor étnico también tiene que ver con la probabilidad de sufirirlo, siendo las personas de raza blanca descendientes de personas judías de Europa oriental las que tienen el mayor factor de riesgo.

Fumar también puede provocar la enfermedad o empeorarla gravemente.
También el lugar donde se vive tiene que ver con contraer la enfermedad. Hay más probabilidad si una persona vive en un lugar con mayor contaminación ambiental o con una mala calidad alimentaria.

Cómo curar la enfermedad de Crohn

No hay una cura como tal, pero sí se han hecho investigaciones.

Se han hecho tratamientos biológicos que consisten ni más ni menos que en apagar la reacción del sistema inmune. Esto claramente es peligroso porque se deja la puerta abierta a posibles infecciones, pero la forma de llevarlo a cabo es en cortos espacios de tiempo durante varias sesiones, lo que produce a largo plazo un efecto desinflamatorio.

También se han utilizado larvas de nematodos. La administración de larvas de “Trichiuris suis” durante 6 meses a pacientes con esta enfermedad mostró unos resultados bastante exitosos. Más del 70% de los pacientes entró en remisión. Es una lástima que estos estudios no hayan seguido haciéndose.

Algunos de los problemas de la enfermedad de Crohn pueden ser resueltos gracias a tratamientos con células madres mesenquesimales de las fístulas y problemas de cicatrización.

Tratamiento de la enfermedad de Crohn

Aunque no existe cura para la enfermedad de Crohn, el tratamiento puede mejorar los síntomas, controlar la inflamación del tubo digestivo y corregir las deficiencias nutricionales. Dentro de los tratamientos normales, podemos distinguir los siguientes:

– Tratamiento mediante medicamentos. Los medicamentos antiinflamatorios y los antibióticos pueden ayudar a controlar la inflamación, reprimir transitoriamente el sistema inmunitario y mantener controlado el crecimiento bacteriano excesivo en el intestino delgado.

– Cirugía mediante el procedimiento quirúrgico llamado Proctocolectomía, donde se procede a la extirpación del recto y una parte del colon, o incluso de todo el colon. Luego de extirpar el colon, el cirujano realiza una ileostomía, que consiste en un procedimiento donde se une el intestino delgado con la apertura en la parte inferior del abdomen. A continuación, se adjunta una bolsa a la apertura, y se la mantiene fuera del cuerpo para recoger las heces. En ocasiones, se puede conectar el intestino delgado directamente con el ano para que no sea necesaria la bolsa.

– Cirugía de resección intestinal, que se basa en extirpar la parte afectada del intestino y conectar los tramos sanos.

– Suplementos nutricionales con un contenido alto de calorías o alimentación intravenosa para que el intestino pueda descansar del procesamiento de comidas sólidas.

Aunque normalmente se parte de un tratamiento con medicamentos, hay un alto porcentaje de los enfermos de Crohn, entorno al 75%, que requieren inevitablemente cirugía, la que mejora muy notablemente al enfermo.

La operación no asegura la curación de la enfermedad de Crohn debido a que la inflamación suele reaparecer cerca del lugar de la cirugía, pero con el uso de antiinflamatorios se puede retrasar mucho. Hay casos donde los síntomas se han retrasado por más de 15 años, lo que implica una mejora de vida extraordinaria en el paciente.

Testimonios de la enfermedad de Crohn

Muchas personas sufren esta enfermedad y viene bien que cuenten sus experiencias. Aquí se puede leer la historia de Melisa, a quien se la diagnosticaron cuando tenía 23 años. Ella achaca la causa al estrés continuo de vida que llevaba: https://masvida.org.ar/?p=5381

En el siguiente vídeo corto de un hospital de Londres, se puede entender un poco mejor cómo es la enfermedad con el testimonio de alguna persona. Por ejemplo, Jill Fellows dice: «La verdad es que es una enfermedad muy desagradable y la gente se tiene que dar cuenta y no pensar que se trata solamente de ir al baño todo el tiempo, porque es mucho más que eso. También me diagnosticaron Artritis de Crohn: las manos se me quedaron agarrotadas. También tuve la enfermedad de Crohn en el ojo y se me hinchó. Básicamente esta enfermedad afecta al sistema inmunológico, así que eres susceptible a todo»:

Otro vídeo de un programa de radio en 2014 que dialoga con el doctor Enrique de la Morena de la enfermedad de Crohn: “La proporción es dos casos por cada diez mil habitantes. Y, además, esto es una enfermedad que no se da en los pueblos, sino se da en las ciudades. Se da en hombres, mujeres y niños. Están clasificadas por edades hasta 16 años, de 16 a 40 y de 40 en adelante.” “Primero se hace un tratamiento conservador a base de corticoides, antioxidantes, vitaminas y sobre todo una dieta (al vapor, aceites Omega6, aceites Omega3, aceite de pescado, evitar los zumos ácidos) y, sino, pues es el tratamiento quirúrgico. El que se lleva ahora muchísimo es sacar sangre al enfermo, tratar esa sangre con luz ultravioleta y medicamentos y volverle a inyectar la sangre, que se llama Fotoforesis Extracorpórea.”

En el siguiente vídeo de 2017, Joan cuenta su historia de cómo superó sus problemas debidos a la enfermedad de Crohn: “Lo peor es la parte mental, es difícil de controlar. Hay que luchar. Si te quedas en el sofá, si te apalancas, si piensas que es lo peor… te quedas mal.

Existen asociaciones que luchan por un mundo en el que los enfermos de Crohn no se sientan limitados por esta enfermedad, ayudándoles moral y físicamente, tanto a ellos como a sus familiares. Y también promoviendo la investigación, formación y divulgación. Por ejemplo ésta: http://crohnycolitis.org/

Confusiones de la enfermedad de Crohn

Denominaciones de la enfermedad de Crohn

El nombre de esta enfermedad viene dado por un gastroenterólogo estadounidense llamado Burrill Bernard Crohn (1884-1983) que hizo el mayor avance para identificarla y quien realizó una publicación en 1932 junto a dos colegas.

A veces puede ser llamada “enteritis regional” o “colitis granulomatosa”, pero curiosamente la gente le llama de otras varias formas: “Enfermedad de Crom”, “Enfermedad de Crow”, “Enfermedad de Cron”, “Enfermedad de Chron”, “Síndrome de Crohn”, “Malaltia de Crohn”…

Diferencias entre colitis ulcerosa y Crohn

Estas dos enfermedades pueden llegarse a confundir porque son una enfermedad intestinal inflamatoria que produce úlceras, pero no son lo mismo. Como ya hemos dicho, la enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tubo digestivo, mientras que la colitis ulcerosa solo afecta al colon. Además, la enfermedad de Crohn afecta a tramos aleatorios en el tubo digestivo y la colitis ulcerosa afecta de forma continua iniciándose siempre en el recto. Con la enfermedad de Crohn la pared intestinal queda engrosada por la inflamación y, con la colitis ulcerosa solo se ve afectado el recubrimiento del intestino (la mucosa). La colitis ulcerosa rara vez desarrolla fístulas, las heces casi siempre contienen sangre y la diarrea es muy frecuente, no siendo tanto así en los enfermos de Crohn.
Las dos enfermedades son las que forman principalmente lo que se denomina EII, es decir, Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Stay in Touch

To follow the best weight loss journeys, success stories and inspirational interviews with the industry's top coaches and specialists. Start changing your life today!

Related Articles